Algunos pediatras malos

Confieso que ahora mismo desearía ser Tom Cruise preguntándole “a grito pelao” a Jack Nicholson si ordenó aquel maldito Código Rojo.

En estos meses de junio y julio, en los que se suponía que debíamos descansar un poco de tanta actividad, no damos para más disgustos relacionados con nuestros derechos como usuarias de los servicios sanitarios y los de nuestras hijas/os.

El último, un nuevo ataque a la lactancia materna, -servido bien caliente- directamente desde el Hospital Sant Joan de Alicante.

Tal y como indican las noticias del Mundo (1, 2, 34 y 5), el anterior jefe de pediatría del Hospital y la actual, están siendo investigados por la Fiscalía y un Juzgado de Alicante, por apropiarse de los ingresos que recibían en la asociación pediátrica Unidad de nutrición, crecimiento y metabolismo, dependiente de la Universidad de Alicante (UA), y radicada en el propio hospital.

Por lo visto se trataba de destinar los fondos obtenidos por empresas de leches de fórmula (entre otras empresas farmacéuticas) a la investigación en nutrición infantil y además, los médicos adquirían el compromiso de promocionar y publicitar la marca entre las mujeres de la planta de Maternidad del hospital. Esta práctica se prolongó durante años, desde finales de la década de los 80.” (sic). “Eran varios laboratorios farmacéuticos los que ingresaban dinero en la cuenta y, precisan las pesquisas, funcionaban como una rueda. Es decir, cada tres meses los médicos cambiaban la marca que aconsejaban a las pacientes que acababan de dar a luz. De esta manera, todas las empresas tenían su marca activa durante tres meses en la planta del hospital. (sic)

Las noticias por sí solas escandalizan, pero me escandaliza más que nadie se haya dado cuenta que lo realmente grave es que dos Jefes de pediatría hayan recibido dinero de compañías de leche de fórmula.

Me da igual para qué utilizaron el dinero (aunque puedo imaginarlo, según lo contado por el periódico), el hecho que me indigna y que debería indignarnos a todas/os es que dos jefes de pediatría vulneren de forma flagrante tanto su Código Deontológico (y por tanto la ley que les obliga a cumplirlo), como el Código de Comercialización de Sucedáneos de Leche Materna, aprobado por la Asamblea Mundial de Salud y firmado por España.

Es absolutamente contrario a la Deontología Médica solicitar o aceptar contraprestaciones a cambio de prescribir un medicamento o utilizar un producto sanitario.

Y, además, desde aquí me gustaría informar a aquel funcionario público profesional sanitario que esté acostumbrado a recibir regalos por su mera condición de pediatra, por ejemplo, o a cambio de hacer algo, que eso es COHECHO.

El Código Deontológico obliga al médico que participa en investigaciones o en estudios farmacológicos patrocinados por la industria farmacéutica a informar, tanto a los medios científicos como de comunicación en general, sus vinculaciones con la industria, mediante la correspondiente declaración de intereses. Esto significa que estos pediatras deberían haber informado, al estrenar sus flamantes puestos, que estaban vinculados con empresas de leche de fórmula. Entiendo (espero) que, de haberlo sabido, el Hospital no habría llegado a la II Fase de acreditación IHAN.

Los médicos con responsabilidades en la dirección y gestión de recursos, además, están obligados a actuar siempre guiados por el bien colectivo y la equidad. Tienen un deber deontológico de honradez y ejemplaridad.

Todo cumplido a rajatabla, ¿no?

Pisotear el Código de Comercialización de Sucedáneos de Leche Materna, desgraciadamente es deporte nacional en los Hospitales y Centros de Salud de toda España, nos lo contó el pediatra Jose María Paricio aquí, pero ello no significa que no sea alarmante y denunciable.

La cosa se pone más triste aún cuando me doy cuenta que las noticias se centran en la supuesta apropiación indebida de los pediatras y que no hicieron lo que las empresas les encargaron, sino que invirtieron las “donaciones” en sus caprichos personales. Ese es el hecho que, según los medios se investiga.

No se está investigando el ataque directo a la lactancia materna y, por tanto, la realización de actos contrarios a la salud pública. Porque la lactancia materna es un bien de salud pública que todos los profesionales sanitarios están obligados legalmente a proteger.

No se está investigando si hubieron donaciones a cambio de desvirtuar la lactancia materna, o por lo menos no nos lo están contando. Esto ya ocurrió en Italia y 12 pediatras fueron arrestados por ello.

No se está investigando si estos pediatras aconsejaron a las madres abandonar la lactancia materna, complementar con leche artificial o si dieron directrices a sus subordinados en tal sentido.

Esto es lo realmente preocupante.

Por otro lado, que esto suceda en un Hospital que está  en la II Fase del Programa IHAN de Fomento de la Lactancia Materna, ya es para salir corriendo.

Entiendo y valoro el trabajo de los profesionales que tratan de conseguir esta acreditación. Me consta que es duro y la IHAN exige mucho. Pero desde aquí quiero hacer una reflexión al respecto.

Tener alguna acreditación IHAN, aunque solo sea la I o II fase es una gran responsabilidad para el Hospital o Centro que la obtiene. Los profesionales que se esfuerzan tanto en conseguirlo, deben ser conscientes que han de contar con el respaldo y colaboración de todos aquellos que prestan su servicio en ginecología, obstetricia y pediatría.  Absolutamente todos los miembros de cada departamento.

Porque de lo contrario, el sello IHAN se convierte en una trampa para madres y bebés. Las madres acuden a estos hospitales, o incluso cambian su expediente y el de sus hijos, buscando respeto y comprensión con su lactancia, información, apoyo y evidencia científica.

Lo que no es posible es que una madre que toma esa decisión en base a un distintivo de calidad como es una acreditación IHAN, luego se encuentre con una matrona, un ginecólogo o un pediatra que se cargue su lactancia a la primera de cambio.

Esto, me consta que ocurre. Y esto, los profesionales que impulsan que sus centros sean IHAN deberían tenerlo muy presente.

A mí no me vale como excusa que una Comisión de Lactancia entera de un Hospital me diga cuánto está trabajando por apoyar la lactancia materna. Doy las gracias, pero es que todos los profesionales sanitarios tienen la obligación de trabajar por la lactancia materna, porque básicamente, es una de las piezas clave de la salud presente y futura de madres y niñas/os.

Yo lo que necesito, como usuaria de los servicios sanitarios, es que esa Comisión asuma su responsabilidad con respecto a los profesionales de sus equipos que destruyen lactancias (por ignorancia o por dinero) y vele porque ninguna madre, atraída por la marca “IHAN” se encuentre con ellos en los pasillos del Hospital.

Y necesito que la IHAN refuerce sus inspecciones y controles. Que sea, si cabe, más exigente.

Afortunadamente, cada vez somos más las personas que ya no admitimos estos despropósitos.

Nos estamos movilizando para que la noticia no pase desapercibida. Para que se entienda la gravedad de lo ocurrido.

Queremos que la Asociación Española de Pediatría, el Hospital y resto de Instituciones se pronuncien sobre este suceso.

Además de acciones contundentes, se han programado otras que pretenden dar difusión en las redes a nuestra protesta. Te las cuenta Pilar Martínez de Maternidad Continuum aquí. Entre ellas, el 1 de agosto (Día Mundial de la Lactancia Materna) queremos ser Trending Topic en Twitter, de manera que cuando compartas los post que hemos escrito, las noticias sobre este tema o tu opinión, por favor usa nuestro hashtag #lactanciaxdinero.

lactanciaxdinero

Nada más. Ojalá fuera yo la que interrogara a estos o a cualquier pediatra implicado en algo igual. Lo haría mejor que el teniente Daniel Kaffee. Dale al Play.

 

 

Imagen: Reymersuwaele. El cambista y su mujer. Museo del Prado. Madrid

 

Lorena Moncholí.

Abogada Colegiada ICAV nº14.084

Agente de Salud de Base Comunitaria de la Comunidad Valenciana.

Entradas recientes
Showing 3 comments
  • Responder

    Estoy feliz de encontrar posts donde hay informacion tan util como esta. Gracias por aportar este articulo.

    Saludos

    • Lorena Moncholí
      Responder

      Muchas gracias, un abrazo!

  • clic aqui
    Responder

    ¿Puedes aportar mas informacion?, ha sido fantastico encontrar mas explicaciones sobre este tema.

    Saludos

Leave a Comment