No se trata de reclamar…lo importante es que no pase.

In parto

Hace días volvía a estremecerme con una noticia de negligencia médica en un Hospital. En este caso, la historia no termina bien (en mi opinión), porque el Tribunal Supremo no le ha dado la razón a la madre.

Se trata de este artículo: El Tribunal Supremo rechaza indemnizar a la madre de un bebé por lesión tras el parto.

He tenido acceso a la sentencia en concreto y te la resumo:

La madre de un bebé reclama a la Consellería de Sanitat de la Comunidad Valenciana una indemnización por negligencia médica, por las lesiones que presentaba su bebé por una caída en una bañera del Hospital de Sant Joan, en Alicante, después del parto.

Ella planteaba que su hija, nacida con normalidad, al día siguiente del nacimiento sufrió un golpe al caer en la bañera por negligencia del personal de enfermería.

En los Juzgados el litigio se basó en tener que probar a si tales lesiones eran congénitas del bebé o fueron causadas por ese golpe en la bañera.

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana desestimó la reclamación de responsabilidad patrimonial por la actuación de la Administración sanitaria, indicando que de las declaraciones testificales no resultaba probado que la causa de esas lesiones fuera ese accidente en la que se basa la demanda.

La madre acudió entonces al Tribunal Supremo que volvió a desestimar el recurso.

Esta es la parte que peor llevo de mi trabajo. Como madre, me remueven estos sucesos y como profesional siempre me planteo lo siguiente:

¿Qué hubiera pasado si ese baño lo da la madre en vez de personal del Hospital?.

yo baño a mi bebé

 

¿Conocía esta madre su derecho a no separarse de su bebé en ningún momento dentro del Hospital y su derecho a bañarle ella?

¿Lo pudo defender? ¿Tuvo esa oportunidad?

Porque te puedo asegurar que una madre no recurre al Tribunal Supremo, con el coste psicológico y económico que supone y con el riesgo que existe de ser condenada en costas (como ha ocurrido aquí, por desgracia), si no sabe a ciencia cierta que su hija sufrió esas lesiones por negligencia del personal sanitario. Esta madre se ha pasado la friolera de 6 años para obtener esta sentencia final que no le da la justicia que buscaba.

Cuando nuestros hijos son bien tratados en un Hospital, normalmente las madres y padres solemos enviar cartas de agradecimiento con fotos de nuestros bebés (que inundan las paredes de las maternidades y UCIS, donde se respeta a la infancia), no demandas.

¿Un bebé que nace sano tiene que pasar por una caída – involuntaria o no- de una bañera de un Hospital? ¿ Una madre tiene que pasarse 6 años de su vida pagando abogados y guerreando en los Tribunales SUPLICANDO JUSTICIA?

En serio, ¿no te planteas qué hubiera ocurrido si esa madre le hubiera dicho “NO” a la enfermera que se quería llevar a su hija para bañarla? 

¿No te parece más útil la prevención jurídica?

Es que no se trata de reclamar, lo importante siempre es que no pase. Que no ocurra el daño que se puede evitar con un simple y claro NO.

La asertividad es nuestra asignatura pendiente. Si no empezamos a querer defender nuestros derechos, nunca vamos a salir de esta espiral de negligencias, Juzgados, medicina defensiva y lesiones y daños que son perfectamente evitables.

Y como le dije hace meses a la Regidora de Igualdad de un Ayuntamiento que hacía cursos para mujeres ( muy buenos, por cierto) sobre asertividad:

“¿Y cómo vas a enseñar asertividad a esta mujeres si antes no les enseñas los derechos que se suponen que tienen que defender?”

Los niños que nacen en los Hospitales tienen el derecho a ser bañados por sus progenitores o familiares, siempre, en cualquier circunstancia. Los profesionales sanitarios tienen la obligación de no interferir en el ejercicio de nuestra patria potestad y en nuestra intimidad familiar.

 

EEs nuestra Patria Potestad.

 

Los bebés que nacen en un Hospital no son objetos, no son propiedad de nadie, son personas y son nuestros hijos. Ni siquiera son pacientes si nacen sanos tras un parto normal.

¿Cómo es posible que alguien ponga en duda esta posibilidad?

¿Cómo es posible que en el Siglo XXI haya Hospitales en España donde el personal sanitario “bañe a los bebés de otras personas”?

No me lo explico.

Es que, ¿sabes?:

 A las madres no se nos caen nuestros bebés cuando les bañamos.

Si una enfermera entra en tu habitación y te dice: “Me llevo a tu bebé para bañarlo”¿sabrías decirle: “NO”?

 

Lorena Moncholí Badillo

Abogada colegiada nº14084 ICAV.

Agente de Salud de Base Comunitaria certificada por Salud Pública de la Conselleria de Sanitat de la Comunidad Valenciana y la EVES.

Máster en Bioética, Deontología, Seguridad y Calidad en el ámbito Sanitario por ADEIT, Fundación Universidad-Empresa de la Universitat de València.

Máster en Igualdad de Género por la UCLM.


 

¿Quieres ser una Embarazada Experta?

¿Quieres ser una Experta acompañando la maternidad?

¿Quieres saber qué hacer si no admiten tu Plan de Parto o te ponen problemas?

Entra AHORA en PROYECTO DÍKÊ, el Programa de Asesoramiento Jurídico para mujeres embarazadas y acompañantes de la maternidad.

Tus derechos en el parto

PROYECTO DÍKÊ

SÍ, QUIERO ENTRAR AHORA EN PROYECTO DÍKÊ

 

Recommended Posts

Leave a Comment