No toleres el maltrato institucional.

sad-505857_960_720El otro día tuve una conversación en la que una mujer me relataba cómo había sido tratada en los juzgados por parte de una colaboradora de la administración de justicia.

Faltas de respeto, subidas de tono, acusaciones y la predisposición a poner en su informe una opinión subjetiva, parcial, muy poco profesional y poco ética que nada tenía que ver con la realidad que la mujer le estaba intentando mostrar.

Me lo contaba encorvada. Ella pensaba que realmente no podía hacer nada. Se sentía indefensa y víctima de las circunstancias.

—Pero eso es intolerable—, le dije —¿Qué piensas hacer al respecto? Vas a actuar, ¿no? ¿O piensas tolerar lo intolerable?—, continué.

De repente se sentó erguida. Ella no había pensado ni siquiera en la posibilidad de que podía hacer algo. Su abogado, muy poco implicado en su asunto, tampoco.

No pudimos hablar mucho más, pero le informé de las acciones que podía ejercitar para no tolerar lo intolerable.

Los ciudadanos tenemos derechos ante la justicia. Reconocidos oficialmente (o en un papel) desde hace ya la friolera de 14 años.

El pleno del Congreso de los Diputados aprobó por unanimidad de todos los grupos parlamentarios el 16 de abril de 2002, como proposición no de ley, el texto de la “Carta de derechos de los ciudadanos ante la Justicia”, que establece un catálogo de derechos de los usuarios.

Te la dejo aquí.

Fue el resultado del Pacto de Estado para la reforma de la Justicia, firmado el 28 de mayo de 2001.

En la Carta se proclama la exigibilidad de los derechos reconocidos y la vinculación a los mismos de jueces y magistrados, fiscales, secretarios judiciales, abogados, procuradores y demás personas e instituciones que cooperan con la Administración de Justicia.

Entre los derechos reconocidos al ciudadano en esa Carta se recoge el siguiente:

El ciudadano tiene derecho a ser atendido de forma respetuosa y adaptada a sus circunstancias psicológicas, sociales y culturales.

Así que cualquier otro trato es simple y llanamente intolerable.

Después, la Carta nos ilustra sobre lo que podemos hacer en caso de que no se respeten nuestros derechos. Lee con atención:

Una justicia responsable ante el ciudadano.

17.- El ciudadano tiene derecho a formular reclamaciones, quejas y sugerencias relativas al incorrecto funcionamiento de la Administración de Justicia, así como a recibir respuesta a las mismas con la mayor celeridad y, en todo caso, dentro del plazo de un mes.

  • Podrá presentar las quejas y sugerencias ante el propio Juzgado o Tribunal, sus órganos de gobierno, las Oficinas de Atención al Ciudadano, el Consejo General del Poder Judicial, el Ministerio de Justicia y, en su caso, ante las Administraciones de las Comunidades Autónomas.
  • Las Administraciones Públicas competentes implantarán sistemas para garantizar el ejercicio de este derecho por vía telemática.
  • En todas las dependencias de la Administración de Justicia estarán a disposición del ciudadano, en lugar visible y suficientemente indicado, los formularios necesarios para ejercer este derecho.

18.- El ciudadano tiene derecho a exigir responsabilidades por error judicial o por el funcionamiento anormal de la Administración de Justicia.

  • Los daños causados en cualesquiera bienes o derechos de los ciudadanos darán lugar a una indemnización que podrá ser reclamada por el perjudicado con arreglo a lo dispuesto en la Ley
  • Las reclamaciones indemnizatorias se tramitarán con preferencia y celeridad.

¿Todo eso puedo hacer, Lorena?, me volvió a preguntar.
Claro. Esto es sólo el principio. Puedes hacer incluso más.

Siempre lo comento. No sabemos el poder que tenemos como ciudadanos.

Cada queja, cada reclamación, sirve de muchísimo.

¿Un guardia civil te ha tratado con evidente abuso de autoridad? Intolerable. Ponle una reclamación (¡y acude a tu abogado para recurrir esa multa si tienes razón!). ¿Un técnico de servicios sociales ha incluido incorrecciones o falsedades en su informe porque no le caes bien o porque le cae mejor tu expareja o porque simplemente no quiere trabajar como toca? Intolerable. Puedes denunciarle por falsedad documental.

¿Qué pensabas? ¿Que por razón de sus cargos pueden hacer y deshacer a su antojo? Nunca olvides que están a nuestro servicio.

Detrás de un “Sistema” que funciona mal, en realidad lo que hay son profesionales que realizan mal su trabajo.

Los ciudadanos podemos conseguir que, tanto el mismo profesional como el sistema se enteren de que así no se trabaja. Que hay comportamientos intolerables.

Y tú, ¿toleras lo intolerable?

¿Toleras el maltrato institucional?

Nos vemos por las redes.


Lorena Moncholí Badillo

Abogada colegiada nº14084 ICAV.

Agente de Salud de Base Comunitaria certificada por Salud Pública de la Conselleria de Sanitat de la Comunidad Valenciana y la EVES.

Máster en Bioética, Deontología, Seguridad y Calidad en el ámbito Sanitario por ADEIT, Fundación Universidad-Empresa de la Universitat de València.

Máster en Igualdad de Género por la UCLM.


¿Quieres ser una Embarazada Experta?

¿Quieres ser una Experta acompañando la maternidad?

¿Quieres saber qué hacer si no admiten tu Plan de Parto o te ponen problemas?

Entra AHORA en PROYECTO DÍKÊ, el Programa de Asesoramiento Jurídico para mujeres embarazadas y acompañantes de la maternidad.

Tus derechos en el parto

PROYECTO DÍKÊ

SÍ, QUIERO ENTRAR AHORA EN PROYECTO DÍKÊ

Entradas recientes