Con tu Plan de Parto, admite solo el sí como respuesta.

La primera vez que leí el término “Tribu de Mujeres” fue en el libro “Una Nueva Maternidad”, escrito por un grupo de madres que se hacían llamar “La Tribu 2.0”. Es un libro que recomiendo siempre que tengo ocasión.

Hoy todas ellas son famosas, tanto por sus profesiones y nivel de emprendimiento como por sus blogs. Y hoy las sigo a todas,  pero en aquel entonces nunca antes había oído hablar de ellas.

Cómo lloré leyendo las verdades que contaban. De repente, yo me había convertido en una “cosa” llamada madre, sin que nadie me hubiera hablado jamás de lo que supondría.

Sola en casa con mi bebé en brazos, debí pedir tantas veces sentirme acompañada en lo que estaba viviendo como madre y mujer que el Universo me trajo la mejor tribu de madres que jamás pude imaginar. Mi grupo de crianza Volem Créixer.

IMG-20150910-WA0015

Si vas a ser mamá, o lo has sido recientemente, no lo dudes: busca tu tribu de mujeres. Hazlo aunque tengas a tu lado a una pareja maravillosa que sea el mejor padre (o madre) del mundo. Nada se es comparable a sentirte acompañada en la maternidad por tu tribu. Las mujeres lo necesitamos, tanto para la crianza, como para nuestro propio ser.

En mi Tribu hay muchas mujeres que admiro profundamente. Una de ellas es Inma.

Su primer hijo nació en Acuario, en un parto respetado. Cuando supo que iba a ser mamá por segunda vez, la maternidad de Acuario había cerrado definitivamente sus puertas, así que tomó la decisión de que su hija naciera en casa.

Pero además eligió también un hospital público con cierta fama de “respetuoso” para hacer el seguimiento del embarazo, por si finalmente debía acudir allí a dar a luz. Por supuesto, presentó su Plan de Parto.

Hasta ahí, todo bien.

La sorpresa nos llegó cuando le respondieron a su escrito en el que constaba su Plan de Parto.

Lo recuerdo:

II-inma-contestacion

—Inma, ¿cómo estás para seguir con esto?, le pregunté.
—SEGUIMOS. Me contestó a escasas semanas de dar a luz.
—Pero vas a dar a luz en casa, repliqué.
—Da igual, esto es para las demás”.
—Vale, seguimos.

Las demás te dan las gracias. Y yo también, pensé

En un segundo escrito muy educado, pero mucho más duro que el primero y lleno de leyes y artículos, dejamos claras más o menos las siguientes ideas (bien redactadas y con los formalismos jurídicos adecuados):

  1. La postura ni ginecológica ni nada. La postura para parir es la que yo decida.
  2. Mi vena es mía. Así que le vuelvo a decir que NO se pone, salvo que yo lo consienta.
  3. El padre y yo veremos la revisión del recién nacido, sea el parto como sea.
  4. Estaré acompañada en mi parto por la persona que yo elija, sea ésta quien sea.
  5. No tenemos que consensuar lo del enema. Dejé muy claro que no se hacía.
  6. Gracias por “intentar” respetar mis deseos en la medida de lo posible. Ahora le pido que los respete sin más, sin intentarlo.

Como digo, el texto final no fue redactado así, pero básicamente este es el borrador de lo que quisimos transmitir.

Una cosa que nos sorprendió del profesional sanitario que contestó a Inma, es que sabíamos que había participado como experto ginecólogo en el estudio cualitativo de la Estrategia de Atención al Parto Normal de la Comunidad Valenciana.

Y, sin embargo, se cargaba en su contestación media estrategia.

¡Bravo! ¡Bravísimo, señor ginecólogo! ¡Vaya coherencia en el ejercicio de su profesión!

Inma tuvo que luchar durante las siguientes semanas hasta que finalmente consiguió que medio hospital fuera consciente de que su Plan de Parto se debía respetar, sí o sí.

Inma no se rindió. Inma solo admitió el sí por respuesta.

Finalmente su preciosa hija nació tranquilamente en su casa, en un parto salvaje que yo oiría mil veces si mil veces ella quisiera volver a contármelo.

Inma no dio a luz en aquel Hospital, pero hizo que los profesionales sanitarios que se cruzaron con ella, supieran, como mínimo, cómo debían hacerse las cosas de verdad.

Y lo hizo para las demás mujeres que sí iban a dar a luz allí.

 

embarazada

Cuando digo que en mi grupo de crianza hay mujeres que admiro profundamente, es que lo estoy diciendo con razón y de corazón.

Con esta historia en ningún caso quiero caer en generalizaciones. Conozco profesionales sanitarios increíblemente respetuosos que trabajan en aquel hospital y que son brillantes en su trabajo, ejerciendo su profesión siempre en beneficio de las mujeres y los niños.

Pero otros no lo son, eso también me consta.

¿Por qué una mujer embarazada tiene que estar pensando si tendrá suerte en su hospital, si le tocará ésta o aquella matrona o si le tocará la china?

¿Suerte? Esto no tiene nada que ver con la suerte, señores.

Esto tiene que ver con que los profesionales sanitarios que trabajen en un hospital atendiendo partos y bebés tienen que hacerlo TODOS bien. Y, a ser posible, su jefe aún mejor.

al-rojo

TODOS deben respetar las decisiones de las mujeres que van a dar a luz.

No lo digo yo (que también), lo dice la ley.

Y si, por el momento, esto no es así, entonces las mujeres tendremos que conseguir que lo sea.

 

La Historia no acaba aquí.

Justo dos años más tarde, otra mujer ( la llamaré María)  presentaba su Plan de Parto ( bastante parecido al de Inma) en el mismo Hospital.

Y esta es la contestación que recibió, del mismo ginecólogo ( que se había llevado un buen chorreo con la reclamación contundente de Inma)

 

 

Mejor, ¿verdad?.

Sí, mucho mejor.

Esto no implica que María no tuviera que reclamar también lo suyo. Pero de incio, lo tuvo algo más fácil que Inma.

Inma le abrió puertas.

Luego me dirán que reclamar no sirve.

En un hospital como el de esta historia, con una tasa de unos cuatro o cinco mil nacimientos al año, ¿me podéis explicar qué pasaría si cuatro mil mujeres hicieran lo mismo que hicieron Inma y María?

¿Cambiaría en algo la situación actual?

Reflexionemos. No sabemos el poder que tenemos.

Un abrazo. Nos vemos por las redes. <3

Lorena Moncholí.


¿Quieres aprender a hacer tu Plan de Parto bien?

Apúntate a mi #RetoGratuito “Diseña tu Plan de Parto en 3 días” y sal de dudas!

SÍ, QUIERO ACCEDER AHORA AL RETO GRATUITO 

 

Entradas recientes