Pero, ¿qué es esto del Plan de Parto? ¿Es que para parir hay que tener un plan?

In parto

Esa fue la primera pregunta que me formularon antes de empezar mi último taller presencial en Valencia.  

Una de las mujeres asistentes había acudido a mi taller jurídico Cómo defender tu Plan de Parto recomendada por una amiga, pero sin tener la más mínima idea de qué trataba ese documento, ni de lo que yo iba a hablar.

Así que antes de comenzar, intervino:

—Oye, Lorena, ¿pero qué es esto del Plan de Parto? ¿Es que para parir hay que tener un plan?
—Pues… hoy en día… casi—, le respondí.
—Pero es que yo no sé ni lo que vengo a escuchar: ¿Qué plan hay que hacer? ¿Qué hay que tener planificado?— siguió preguntando.
—Tranquila, ahora lo vas a entender muy bien— le contesté.

Vaya si lo entendió. Y se quedó muy sorprendida de todos los derechos que le había contado que tenía a la hora de dar a luz. No se lo había planteado ni siquiera.

—Pero, Lorena, ¿cómo es posible que todo esto no se sepa?— me preguntó al terminar el taller.

—Pues mira:— contesté— “Hace la friolera de 30 años, en 1986, la Ley General de Sanidad ya contempló la necesidad de obtener el previo consentimiento por escrito del usuario para la realización de cualquier intervención médica. Aunque en realidad desde el año 78 se empezó a regular tímidamente este tema.
Y hace 15 años, con la ratificación y entrada en vigor del Convenio de Oviedo y después con la promulgación de la Ley 41/2002 se introdujo de manera oficial y con “nombre y apellidos” el principio de autonomía del paciente en nuestro país.

Es muy sencillo: En tu parto, se deben respetar tus decisiones y obtener tu consentimiento para todo, salvo casos muy excepcionales.

No sé por qué seguimos sin saber esto. Tenemos desde hace muchos años  leyes que nos protegen y que contemplan derechos clave de las mujeres que van a dar a luz.

Hace ocho años que se publicó en España la Estrategia de Atención al Parto Normal del Sistema Nacional de Salud. En la misma se informa de la existencia del Plan de Parto y de la necesidad de obtener el consentimiento de la mujer para la realización de las prácticas de atención al parto y nacimiento del bebé.

Sin embargo, muy pocos profesionales sanitarios y muy pocas mujeres lo tienen en cuenta.

Esto no me lo invento. El último informe del Ministerio de Sanidad  ha revelado que, a fecha de 2012,  sólo el 9 % de los hospitales españoles del Sistema Nacional de Salud habían adaptado en su totalidad sus protocolos de atención al parto a la Estrategia de Atención al Parto Normal del Sistema Nacional de Salud.

—¿Qué puedo decirte? No sé por qué todo esto no se sabe ya.

La verdad es que hay preguntas como éstas para las que no tengo respuesta. Lo que sí tengo son soluciones.

La principal herramienta por la que apuesto, además de la información y la prevención jurídica, es por el Plan de Parto.

De un tiempo a esta parte leo demasiados comentarios sobre la ineficacia de este documento. No estoy en absoluto de acuerdo. He comprobado personal y profesionalmente que funciona.

El Plan de Parto cambia muchas cosas en un hospital, siempre y cuando sepas cómo redactarlo, cómo entregarlo y cómo defenderlo.

Hace tiempo leí un post muy bueno pero que encerraba en su título una idea que debemos desterrar.

El post es de la revista Bebesymas, escrito por Armando Bastida:

El Plan de Parto: ese documento que debería considerarse sagrado y parece papel del WC

Debería serlo, pero no lo es. Y es una pena, porque muchas mujeres siguen siendo tratadas como locas que leen cuatro chorradas en internet y se creen que ya lo saben todo…

El artículo, como digo, me pareció muy bueno, siempre recomiendo su lectura y se entiende perfectamente lo que el autor nos quiere transmitir. Pero yo añado un matiz:

El Plan de parto es sagrado (no es que debería, es que lo es).

Es decir, mi propuesta es que escribamos en presente, no en condicional:

El Plan de Parto, ese documento sagrado que es obligatorio respetar.

¿Por qué es importante en mi opinión el Plan de Parto?

Por varias razones:

  1. Redactar tu Plan de Parto te brinda la posibilidad de conocer prácticas rutinarias en la atención al parto en los hospitales que antes de quedarte embarazada desconocías totalmente. Es evidente. Antes de ese momento, este tipo de cuestiones ni te las planteabas, salvo que hubieras vivido de cerca un embarazo o un parto de una amiga cercana o una mujer de tu familia. Enfrentarte a la redacción de un Plan de Parto te conduce necesariamente a la necesidad de informarte, reflexionar y preparar el nacimiento de tu hijo.
    embarazada
  2. Indudablemente, los Planes de Parto van a ser mejor recibidos en aquellos hospitales donde habitualmente se hacen mejor las cosas.
    Si un hospital no acepta tu Plan de parto se puede hacer  mucho para conseguir que se respete (repito: mucho) pero, evidentemente, esto va a darte una pista de qué hospital has elegido.
  3. Desde el punto de vista personal, descubrir que puedes ser dueña de tus decisiones en uno de los momentos más cruciales de tu vida —y serlo—, incrementa el grado de satisfacción con el que sales del hospital.
    Sentirte respetada y valorada te va a dar una fuerza increíble para afrontar la etapa siguiente: el puerperio.
  4. Desde el punto de vista jurídico, el Plan de Parto vale realmente su peso en oro.
    Primero como prueba.
    Pero lo fundamental es que al empezar a buscar información para poder escribir, empiezas a querer conocer cuáles son tus derechos en tu parto. Una cosa lleva necesariamente a la otra.

Así que ni lo dudes. Hacer tu Plan de Parto es algo necesario hoy en día para vivir tu parto y el nacimiento de tu hijo como realmente deseas.

Recuérdalo: es sagrado. Ahora tenemos que empezar a creérnoslo.

Si quieres empezar a informarte, suscríbete aquí abajo a mi boletín y te enviaré mi Webinar gratuito  “La importancia del Plan de Parto”, en el que te explico lo que es y comenzarás a ver claro por qué es tan necesario que redactes el tuyo y lo entregues en el Hospital.

Un abrazo. Nos vemos por las redes.

Lorena Moncholí Badillo

Abogada colegiada nº14084 ICAV.

Agente de Salud de Base Comunitaria certificada por Salud Pública de la Conselleria de Sanitat de la Comunidad Valenciana y la EVES.

Máster en Bioética, Deontología, Seguridad y Calidad en el ámbito Sanitario por ADEIT, Fundación Universidad-Empresa de la Universitat de València.

Máster en Igualdad de Género por la UCLM.


¿Quieres ser una Embarazada Experta?

¿Quieres ser una Experta acompañando la maternidad?

¿Quieres saber qué hacer si no admiten tu Plan de Parto o te ponen problemas?

Entra AHORA en PROYECTO DÍKÊ, el Programa de Asesoramiento Jurídico para mujeres embarazadas y acompañantes de la maternidad.

Tus derechos en el parto

PROYECTO DÍKÊ

SÍ, QUIERO ENTRAR AHORA EN PROYECTO DÍKÊ

Entradas recientes